14 de abril de 2015

Bollitos preñaos

Seguro que muchos de vosotros habéis oído hablar o probado alguna vez los bollos preñaos. Si no es así, estáis de suerte, vais a conocerlos.
Se trata de una pieza de pan alargada rellena normalmente de chorizo y panceta. Típicos de algunas zonas del norte de España, como Asturias, Cantabria...
Los de hoy no son los originales, porque estos son pequeñas bolas rellenas de chorizo y otras rellenas de pavo y queso. Ya los conocéis, así que os presento a los bollitos preñaos.


Cuando era pequeña, mi abuela "cocía" (no se si el acto de hacer pan recibe este nombre en todos los sitios) una vez cada dos meses, más o menos. Aprovechaba las juntanzas familiares para hacer esta tan larga y dura tarea. Mis primos y yo esperábamos ese día como agua de mayo. Para nosotros era como una gran fiesta. Nuestras madres hacían pan, distintas empanadas y los tan ansiados bollos preñados. A veces, los más mayores ayudábamos a hacerlos (a lo mejor solo colocando la berza debajo, pero lo importante era participar).
Una vez "tendían el pan" (otra jerga) y lo metían en el horno, preguntábamos cada cinco minutos si ya estaban listos o no. Pasada una hora y pico, veíamos sacar la hornada y como la llevaban a la cocina. Saltábamos impacientes para saber quien era el primero en reconocer su bollo preñao.
Una vez hecho el reconocimiento, (en ocasiones no los distinguíamos y acabábamos peleándonos) los dejábamos enfriar unos minutos y los comíamos rápidamente.
Aún recuerdo esos momentos, ese olor a pan recién hecho, esas empanadas de manzana, de atún y de panceta, esa torta de nata y azúcar que tanto me gustaba, y como no, eses bollos con chorizo en el medio. Que morriña me está dando!




Ingredientes:
100 ml de agua templada
200 gr (aprox.) de harina blanca
100 gr de harina integral
Levadura prensada o masa madre
Sal
Chorizo
Queso
Fiambre de pavo

Preparación:
1- En un bol ponemos las harinas. Las mezclamos y hacemos un agujero en el medio (parecido a un volcán).
2- En una jarra echamos el agua templada, una pizca de sal y la levadura o masa madre. Disolvemos esto con la mano.
3- Vertemos el contenido de la jarra en el hueco de las harinas y empezamos a mezclar con las manos. Si vemos que se nos pega, añadimos más harina.
4- Ponemos la masa sobre una mesa o encimera enharinada para trabajarla mejor. La amasamos enérgicamente hasta conseguir que no se pegue a la mesa.
5- Hacemos una bola, la espolvoreamos un poco con harina y la metemos en un bol. Lo tapamos con un paño y lo colocamos durante aproximadamente 1 hora (hasta que doble su volumen) en una habitación que tenga una temperatura alta y constante.
6- Cuando comprobemos que la masa tiene el doble de su volumen, cogemos un trozo de masa, ponemos una rodaje de chorizo o queso y pavo y hacemos una bola con la ayuda de nuestras manos. Enharinamos una bandeja para horno y los vamos colocando ahí.
7- Con el horno ya precalentado a 180ºC, metemos la bandeja en el horno durante aproximadamente 30-40 minutos.

A que no es tan difícil como parece?
Yo añadí harina integral pero si no te agrada, no te preocupes, utiliza solo la normal.
Puedes rellenar los bollos de lo que más te guste. Incluso si prefieres puedes hacerlos más grandes.
Esta masa sirve para todo, es muy socorrida.
Atrévete con una barra de pan, o con una pizza, o con unos bollos como por ejemplo de jamón y espinacas...

En esta ocasión, yo los hice de chorizo (casero, todo hay que decirlo) y de fiambre de pavo (como echo de menos el fiambre recién cortado) y queso.
Este no un queso cualquiera, es el mejor o uno de los mejores que he probado en mi vida. Nació en mi tierra y tiene denominación de origen. Su olor ahumado, su cremosidad y su gran sabor lo hace inconfundible. Estoy hablando del maravilloso Queso de San Simón da Costa.




La ultima visita que tuve vino cargada de productos varios, entre ellos esta delicatessen.
Un queso entero, partido en dos y envasado al vacío (menos mal que no me lo como yo sola porque sino...). Cuando lo saqué del plástico, su olor tan característico me trasportó por un instante a mi casa.
No puedo nombrar toda la cantidad de cosas que contenía la maleta porque podría estar escribiendo un buen rato.
Solo digo que una y cada una de ellas me recordaban a gente, a momentos, situaciones...
Voy a parar de hablar de esto porque al final me voy a poner melancólica y no quería.

Ahora ya sabéis lo que son los bollos preñaos (los que no lo sabíais) y como es su elaboración.
No hay nada mejor como el pan echo en casa. Rico y natural.
Os animáis a hacerlos?? Espero que si :)


Un beso,

Ana

2 comentarios:

  1. Tú lo has dicho, guapi. Aquí en la tierrina son muy típicos y nos gusta mucho, sobre todo acompañados de sidra..jajaja.Aunque lo acompañamos todo de sidra...
    Buenísimos!^^
    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Mmmm...me encanta la sidra! Y si la acompaño con los bollitos preñaos, menudo banquete que me pego jejeje.
    Un besito guapa :)

    ResponderEliminar