22 de abril de 2015

Banana bread

Hoy os voy a enseñar como hacer un tipo de pan un tanto especial. Digo especial porque para mi, más bien, es un bizcocho que un pan. Pero bueno, juzgad vosotros mismos.
Si eres un amante del plátano querrás probarlo, y sino también (ya solo por el simple echo de decir que has comido este inusual pan). Hacedme caso.
Lo descubrí hace poco. A primera vista no sabía exactamente de lo que se trataba (con esto me refiero a los ingredientes que pudiese contener). Pero su olor y su suave textura lo delataba, o eso creía.Yo dije que era un bizcocho de plátano! Y me respondieron que no, que era banana bread (o lo que es lo mismo, pan de plátano). Me quedé con una cara... un tanto sorprendida. Pensé yo: como va a ser eso un pan?? Pues si, lo era.


De camino a casa no era capaz de imaginar el "banana bread" mojado en una buena salsita o en una tapa de tortilla, etc. No era uno de los panes que estaba acostumbrada a ver.
Al llegar, me preparé una taza de café y me puse a buscar recetas. Quería hacerlo en casa. Su elaboración parecía fácil. El sabor y la esponjosidad que tenía, me había encantado. Aunque os voy a ser sincera, el plátano no es una de mis frutas favoritas ni mucho menos, lo como porque lo como. Sin embargo, aunque este pan se haga con ellos, es un empezar y no parar.
Después de una búsqueda exhaustiva, encontré unas cuantas. Me decanté por la siguiente:


Ingredientes:
285 gr de harina
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de extracto de vainilla
Media cucharadita de sal
110 gr de mantequilla pomada
225 gr de azúcar
2 huevos
4 plátanos maduros
85 ml de buttermilk*
*(Si no os acordáis que es o como se hace el buttermilk, en la receta de los Scones podréis encontrarlo).

Preparación:
1- Precalentamos el horno a 180ºC.
2- Tamizamos la harina, el bicarbonato y la sal en un bol. Reservamos.
3- En otro recipiente diferente, batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que nos quede blanquecino.
4- En un plato y con la ayuda de un tenedor, aplastamos los plátanos hasta conseguir una especie de puré.
5- Añadimos los huevos, el buttermilk, el extracto de vainilla y el puré de plátano en el recipiente donde está la mantequilla. Lo mezclamos todo.
6- A continuación, incorporamos la mezcla de la harina y removemos muy bien.
7- Ponemos papel de horno en un molde alargado (si no tenéis, utilizar otro cualquiera) y echamos la masa. Lo dejamos cocer durante aproximadamente una hora (comprobamos que está listo si al pincharlo con un palillo éste sale seco).
8- Lo desmoldamos con cuidado y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.


La receta es sencilla. Yo os recomiendo que lo hagáis, aunque solo sea por probarlo.
Sinceramente no me lo comería todos los días (la mantequilla, entre otros ingredientes, lo que es muy sana no es) pero podéis prepararlo cuando tengáis unos cuantos plátanos maduros. Que no sabéis que hacer con ellos? Pues yo os doy esta idea. No se puede tirar nada.
Para una merendola con tus amigos es idóneo. Eso sí, aseguraos de que les gusten los plátanos porque su sabor es imposible de camuflar.
Con tantos "peros" que digo sobre el, vais a pensar que es incomible. Para nada, a mi me gustó mucho. Me lo comí solo, sin acompañamiento. Y si tuviese que comérmelo con algo, elegiría algo dulce. Como por ejemplo con un chocolate caliente, con crema de avellanas...

Hay bizcochos elaborados con esta fruta pero no se cual es la diferencia entre ellos. Para mi son los mismo. Yo sigo con mi teoría de que esto de pan no tiene nada.
Vosotros sabéis cual es la diferencia?? Así aclaráis mis dudas :)


Que tengáis buena semana!

Un beso,

Ana

No hay comentarios:

Publicar un comentario