13 de febrero de 2015

Tarta de Guinness y Oreo - el postre de los cerveceros y choco adictos.



Durante las pasadas semanas he visto postres fabulosos e increíbles con la temática de San Valentín por aquí y por allá que la verdad me han dejado más que sorprendida: galletas de chocolate con nubes de frambuesa de Que cosa tan dulcee, mini tarta de chocolate (con flechitas de cupido incluidas) de Merceditas Bakery, tarta red Velvet de No solo dulces…vamos, un no parar de corazones, formas y colores con muy buen gusto y estética.

Sin embargo, yo he optado por una propuesta mucho más sencilla, con la esperanza de llegar algún día a ese nivelazo. Peeero también tengo que decir que el resultado en cuanto al gusto es de otro mundo!



Aunque me incluyo en el grupo de las anti-San Valentín por naturaleza, quería hacer un postre especial a mi chico, juntar algunos de los ingredientes con los que se vuelve loco y convertirlo en forma de postre. Con el motivo que estuvo fuera de casa unos días me dio tiempo a comprar los ingredientes y ponerme manos a la obra.

El postre elegido fue esta tarta de Guinness con crema de Oreo. Es un amante y coleccionista de botellas de cerveza (con deciros que tiene unas 200..) pero también le apasiona el dulce y en particular las galletas Oreo. Por eso decidí juntar estos dos ingredientes inspirándome en alguna web como Band B Ireland, en donde prefieren cubrirla con una crema de queso.

Os atrevéis a usar esta cerveza en un postre? Pues vamos a ello!

Ingredientes

Para el bizcocho

250 ml de Guinness (o media pinta)
250 gr de mantequilla sin sal
120 ml de leche
80 gr de cacao en polvo
400 gr de azúcar glas
2 huevos
 275 gr de harina
Extracto de vainilla
1 cucharada de levadura en polvo.

 Para la crema

 500 ml de nata para montar
12 galletas oreo
40 gr de azúcar

Ponemos en un cazo a fuego bajo la cerveza Guinness y la mantequilla hasta que derrita y se mezcle con la cerveza. Después añadimos el chocolate en polvo (podéis utilizar chocolate a la taza o incluso Cola-Cao) y el azúcar. Seguimos moviendo y mientras batimos los huevos en un plato aparte. Cuando estén batidos añadimos esta mezcla al cazo, y después la harina y la levadura. Para asegurarnos que no quedan grumos y toda la mezcla es homogénea, usaremos la batidora si es necesario.

 Engrasamos el molde que vayamos a utilizar y ponemos el horno 10 minutos previamente a 180 grados. Volcamos la mezcla del cazo sobre nuestro molde y lo dejamos aprox. 20 minutos.

 El típico truquito que uso yo (y creo que la mayoría) es coger un palito de los que utilizamos en los pinchos morunos e introducirlo en el bizcocho. Si el palito está seco, significa que el bizcocho está listo. Sacamos del horno y lo dejamos que se enfríe.

 Mientras, trituramos las galletas oreo con ayuda del mortero y en un bol mezclamos la nata con el azúcar. Usamos la batidora con las varillas para montarla y una vez montada echamos las galletas trituradas con cuidado al mezclarlo para que la nata no se baje.

 Si nuestro molde tiene mucho fondo, podemos dividirlo en dos para incluir la nata en el medio. Si os pasa lo que a mí, que tenía un molde con poco fondo y con mucha superficie, volcamos la nata por arriba.

Después de la prueba del algodón, de dárselo a probar a mis amigos, a mi chico e incluso a mis compañeros del trabajo, puedo decir que la tarta cumplió sus expectativas sobradamente. La cerveza Guinness le da un toque “tostado” y un tanto amargo que contrarrestado con el chocolate y el azúcar nadie se puede resistir a ello. Chocolateros y cerveceros….este es vuestro postre!!

 Y vosotros, ¿habéis probado a mezclar cerveza en un postre? Os esperamos por aquí!

 Besos

Miriam


No hay comentarios:

Publicar un comentario